• CDC

Consideraciones para Comenzara practicar y participar en eventos deportivas

A medida que algunas comunidades de los Estados Unidos comienzan a reanudar las actividades deportivas juveniles, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) ofrecen las siguientes sugerencias de formas en las que las organizaciones deportivas juveniles pueden proteger a sus jugadores, familias y comunidades y desacelerar la propagación de la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19). Los administradores de organizaciones deportivas juveniles pueden consultar a sus funcionarios de salud locales y estatales para determinar si se deben implementar estas consideraciones y cómo. Cada comunidad puede necesitar hacer ajustes en función de sus necesidades y circunstancias particulares. La implementación debe basarse en lo práctico, aceptable y adaptarse a las necesidades de cada comunidad. El objetivo de estas consideraciones es complementar —no reemplazar— cualquier ley, norma y regulación de salud y seguridad estatal, local, territorial o tribal a la que deban acogerse las organizaciones deportivas juveniles.

Principios orientadores a tener en cuenta Hay una serie de medidas que las organizaciones deportivas juveniles pueden tomar para ayudar a reducir el riesgo de exposición al COVID-19 y su propagación durante las competencias y prácticas deportivas. Cuanto mayor sea la cantidad de personas con las que interactúe un niño o un entrenador, cuanto más estrecha y prolongada sea la interacción física y cuanto más equipos se compartan entre varios jugadores, mayor será el riesgo de propagación del COVID-19. Por consiguiente, el riesgo de propagación del COVID-19 puede ser diferente en función del tipo de actividad. Las siguientes son las formas en las que aumenta el riesgo de propagación del COVID-19 en entornos de deportes juveniles:

  • El riesgo más bajo: prácticas o entrenamiento de habilidades deportivas en casa, solos o con familiares.

  • Mayor riesgo: prácticas por equipos.

  • Más riesgo: competencia dentro del equipo.

  • Aún más riesgo: competencias entre equipos de la misma área geográfica local.

  • El riesgo más alto: competencias entre equipos de diferentes áreas geográficas.

Si las organizaciones no pueden adoptar medidas de seguridad durante la competencia (por ejemplo, mantener el distanciamiento social con los niños a una distancia de seis pies entre ellos todo el tiempo), pueden evaluar bajar un nivel y limitar la participación a competencias solo entre integrantes del mismo equipo (por ejemplo, juegos amistosos entre integrantes del mismo equipo) o prácticas del equipo únicamente. De manera similar, si las organizaciones no pueden implementar medidas de seguridad en las actividades en equipos, pueden optar por actividades individuales o desde casa, especialmente si algún integrante del equipo tiene un riesgo alto de enfermarse gravemente. Evaluación de los riesgos

El tipo de deporte y el equipo que se comparte pueden influir en la propagación del COVID-19 entre los jugadores. Al evaluar el riesgo de propagación en su deporte, tenga en cuenta lo siguiente:


La cercanía física de los jugadores, y la cantidad de tiempo en la que están en contacto estrecho entre ellos o con el personal. Los deportes que exigen la cercanía frecuente entre jugadores puede dificultar la posibilidad de mantener el distanciamiento social, a diferencia de los deportes en los que los jugadores no están cerca unos de otros. Para los deportes de alto contacto (como lucha libre o baloncesto), el juego se puede modificar para propiciar una distancia segura entre los jugadores.

  • Por ejemplo, los jugadores y entrenadores pueden:

  • concentrarse en el desarrollo de habilidades individuales en lugar de en competir

  • limitar el tiempo que los jugadores pasan en contacto estrecho a través de juego de contacto solo durante los partidos

  • reducir la cantidad de competencias durante la temporada.

Los entrenadores también pueden modificar las prácticas para que los jugadores entrenen sus habilidades individuales en lugar de competir entre ellos. Los entrenadores también pueden organizar a los jugadores en grupos pequeños (cohortes) que permanezcan juntos y entrenen juntos en las diferentes estaciones en lugar de cambiar de grupo o mezclar grupos.

  • La cantidad de contacto necesario con los equipos compartidos (por ejemplo, equipos de protección, bolas, bates, raquetas, colchonetas o botellas de agua). También es posible que una persona contraiga el COVID-19 al tocar una superficie u objeto que tiene el virus y luego se toque la boca, la nariz o los ojos. Reduzca al mínimo la cantidad de equipos compartidos y limpie y desinfecte esos equipos entre cada uso por parte de personas diferentes, para reducir el riesgo de propagación del COVID-19.

  • La posibilidad de mantener el distanciamiento social cuando no participan del juego (por ejemplo, durante la práctica, en el banquillo o en la caseta). En los momentos en los que los jugadores no participan activamente de la práctica o de la competencia, se debe poner énfasis en mantener el distanciamiento social al aumentar el espacio entre los jugadores fuera del campo, en la caseta o en el banquillo. Además, los entrenadores pueden recomendar a los atletas que usen el tiempo sin jugar para hacer entrenamiento individual o aeróbico en lugar de permanecer agrupados.

  • La edad del jugador. Los jóvenes de más edad pueden seguir mejor las indicaciones de distanciamiento social y tomar otras medidas de protección como no compartir botellas de agua. Si es viable, un entrenador, padre o madre, u otra persona encargada de los cuidados pueden ayudar a garantizar que los atletas mantengan un correcto distanciamiento social. En el caso de los atletas más pequeños, los programas deportivos juveniles pueden pedir a los padres u otros integrantes del núcleo familiar que monitoreen a sus hijos para garantizar que mantengan el distanciamiento social y adopten otras medidas de protección (por ejemplo, los niños más pequeños pueden sentarse con sus padres o cuidadores en lugar de hacerlo en áreas grupales o en la caseta para jugadores).

  • Los jugadores con mayor riesgo de enfermarse gravemente. Los padres y entrenadores deben evaluar el nivel de riesgo con base en cada jugador individual que forma parte del equipo y que podría tener mayor riesgo de enfermarse gravemente , como los niños con asma, diabetes u otros problemas de salud.

  • El tamaño del equipo. Los deportes en los que participan grandes cantidades de jugadores en un equipo pueden aumentar la probabilidad de contagio, en relación con los deportes en los que los equipos son más reducidos. Evalúe reducir el tamaño de los equipos, si esto es posible.

  • Los visitantes, espectadores y voluntarios no esenciales. Limite todos los visitantes, espectadores y voluntarios que no sean esenciales y cualquier actividad que implique la participación de grupos u organizaciones externas.

  • Los viajes fuera de la comunidad local. Viajar fuera de la comunidad local puede aumentar las probabilidades de exponer a los jugadores, entrenadores y fanáticos al COVID-19 o de propagarlo sin saberlo a otras personas. Esto es particularmente cierto si un equipo de un área con altos niveles de COVID-19 compite con un equipo de un área con niveles bajos de presencia del virus. Los equipos deportivos juveniles deben analizar la posibilidad de competir solo contra equipos de su área local (por ejemplo, vecindario, localidad o comunidad).

Fomentar comportamientos que reduzcan la propagación Las organizaciones deportivas juveniles pueden considerar implementar diversas estrategias para fomentar comportamientos que reduzcan la propagación del COVID-19.

  • Quedarse en casa cuando corresponda

  • Capacite al personal y a las familias de los jugadores acerca de cuándo deben quedarse en sus casas y cuándo pueden reanudar la actividad

  • Aliente de forma activa al personal, las familias y los jugadores enfermos a quedarse en casa. Cree políticas que fomenten que los empleados enfermos se queden en sus casas sin temor a represalias y garantice que los empleados conozcan estas políticas.

  • Las personas, incluidos entrenadores, jugadores y sus familias, deben quedarse en casa si dieron positivo en la prueba de detección del COVID-19 o tienen los síntomas.

  • Las personas, incluidos los entrenadores, jugadores y sus familias que tuvieron contacto cercano con una persona con COVID-19 en el último tiempo también deben quedarse en casa y monitorear su salud.

  • Los criterios de los CDC pueden ayudar a establecer las políticas para volver a trabajar/estudiar:

  • Si se enfermaron a causa del COVID-19

  • Si recientemente han tenido contacto cercano con una persona con COVID-19

Protocolo para la higiene de manos y la higiene respiratoria

  • Enseñe e imponga las prácticas de lavado de manos con agua y jabón por al menos 20 segundos

  • Si no hay agua y jabón disponibles, se puede usar desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol (para el personal y niños más grandes que puedan usar desinfectante de manos de forma segura).

  • No permita que los jugadores escupan y aliente a todos a cubrirse al toser o estornudar con un pañuelo desechable o el pliegue del codo. Los pañuelos desechables usados se deben botar en la basura, y deben lavarse las manos de inmediato con agua y jabón por al menos 20 segundos.

  • Si no hay agua y jabón disponibles, se puede usar desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol.

Mascarillas

  • Enseñe e imponga el uso de mascarillas. El objetivo de las mascarillas no es proteger a quienes las usan, sino reducir el riesgo de que la persona que usa la mascarilla propague el COVID-19 (porque puede estar enferma y no saberlo por no tener síntomas). El uso de mascarillas puede ser difícil para los jugadores (especialmente los más pequeños) durante el juego. Los entrenadores, personal de la liga deportiva, árbitros, padres y espectadores deben usar mascarillas tanto como sea posible.

  • El uso de mascarillas es especialmente importante cuando se dificulta el distanciamiento social.

  • Se debe recordar a las personas que usan mascarillas que no deben tocarlas y que deben lavarse las manos con frecuencia. También se les debe proporcionar información acerca del uso, remoción y lavado correctos de las mascarillas.

  • Importante: Las siguientes personas no deben usar mascarillas:

  • Bebés y niños menores de 2 años

  • Personas con dificultad para respirar o que estén inconscientes

  • Cualquier persona incapacitada o impedida por algún otro motivo de quitarse la mascarilla sin ayuda.


Suministros adecuados

  • Si hay instalaciones para lavarse las manos, propicie el lavado de manos al poner a disposición lavabos accesibles y suministros como jabón, un medio para secarse las manos (p. ej., toallas de papel, secadores de aire para manos), pañuelos desechables y cestos de basura sin contacto/con pedal (se prefiere que tengan tapa). Si no ha instalaciones disponibles para lavarse las manos, ponga a disposición desinfectante de manos con al menos un 60 % de alcohol (para entrenadores, personal y jugadores mayores que pueden usar desinfectante de manos sin riesgo).

Carteles y mensajes

  • Coloque carteles en lugares bien visibles (por ejemplo, en entradas, salidas y baños) que promuevan las medidas de protección cotidianasícono de pdf y describan cómo detener la propagaciónícono de pdf de gérmenes, como por ejemplo al lavarse las manos correctamente y usar las mascarillas de forma correctaícono de imagen.

  • Transmita anuncios públicos a través de sistemas de información pública de manera regular

  • Incluya mensajes de prevención del COVID-19 (por ejemplo, videos) sobre los comportamientos que previenen la propagación del COVID-19 al comunicarse con el personal, los voluntarios, los funcionarios y las familias. Estos mensajes pueden incluir enlaces, videos y mensajes de prevención por email, en los sitios web de la organización y a través de las cuentas de la liga en redes sociales.

  • Puede encontrar recursos digitales y para imprimir gratis en la página principal de recursos de comunicación de los CDC.

Mantener entornos saludables Las organizaciones deportivas juveniles pueden evaluar la implementación de diversas estrategias para mantener entornos saludables.

Limpieza y desinfección

  • Limpie y desinfecte las superficies que se tocan con frecuencia en el campo, la cancha o la superficie de juego (como los bebederos) al menos una vez al día o entre usos, tanto como sea posible. Se debe limitar el uso de objetos o equipos compartidos (como bolas, bates, equipos de gimnasia), o se deben limpiar después de cada uso cuando es posible.

  • Elabore un cronograma para aumentar las tareas de limpieza y desinfección de rutina.

  • Garantice el uso y almacenamiento seguros de desinfectantes, lo que incluye guardar los productos fuera del alcance de los niños. Use productos que cumplan con los criterios de desinfección de la EPAícono de sitio externo.

  • Identifique a un empleado o voluntario adulto que se encargue de la limpieza y desinfección correcta de objetos y equipos, particularmente de cualquier equipo compartido o de las superficies que se tocan con frecuencia.

  • No se deben usar productos de limpieza cerca de los niños, y el personal debe garantizar que haya una ventilación adecuada al usar estos productos para evitar que los niños o ellos mismos inhalen vapores tóxicos.

  • Use guantes para retirar las bolsas de basura y para manipular y desechar los residuos. Lavarse las manos después de quitarse los guantes.

Objetos que se comparten

  • Evite que se compartan artículos que sean difíciles de limpiar o desinfectar. No permita que los jugadores compartan toallas, ropa u otros artículos que usan para limpiarse las manos o las caras.

  • Garantice un suministro adecuado de los artículos compartidos para reducir al mínimo la necesidad de uso compartido de equipos en la medida de lo posible (como equipos de protección, bolas, bates, botellas de agua). Si esto no es posible, limite el uso de suministros y equipos a un grupo de jugadores por vez y límpielos y desinféctelos después de cada uso.

  • Mantenga las pertenencias de cada jugador separadas de las de los demás y en contenedores, bolsas y zonas rotuladas individualmente.

  • Si en algún evento se ofrece comida, prepare cajas o bolsas preempaquetadas para cada asistente en lugar de mesas de buffet o comidas de tipo familiar. Evite compartir alimentos y utensilios. Ofrezca desinfectante de manos o fomente el lavado de manos.

Ventilación

  • Si juegan en interiores, garantice que los sistemas de ventilación o ventiladores funcionen correctamente. Aumente la circulación de aire exterior tanto como sea posible, por ejemplo, abriendo ventanas y puertas. No abra las puertas y ventanas si hacerlo representa un riesgo de salud o seguridad (p. ej., riesgo de caer, riesgo de provocar síntomas de asma) para los jugadores o los que usan el establecimiento.

Sistemas de agua

  • Para minimizar el riesgo de la enfermedad del legionario y otras enfermedades asociadas con el agua, tome medidaspara garantizar que todos los sistemas y las fuentes de agua (como bebederos, fuentes decorativas) sean seguros de usar después de un cierre prolongado del establecimiento. Los bebederos se deben limpiar y desinfectar, pero recomiende al personal y a los jugadores que lleven su propia agua para reducir al mínimo la necesidad de tocar los bebederos.

Modificaciones en la disposición y el distanciamiento (físico) social

  • Designe a personal o voluntarios adultos que se ocupen de ayudar a mantener el distanciamiento social entre los jóvenes, entrenadores, referís o árbitros y espectadores (si las directivas estatales y locales autorizan la presencia de espectadores).

  • Haga que los jugadores mantengan una distancia de al menos 6 pies entre ellos en el campo mientras practican el deporte (por ejemplo, en el precalentamiento, durante los ejercicios previos y las simulaciones de jugadas)

  • Desaliente el contacto físico innecesario, como el choque de manos, estrecharse las manos, golpear los puños o los abrazos.

  • Priorice las prácticas al aire libre por sobre las prácticas en espacios interiores tanto como sea posible.

  • Cree distancia entre los jugadores al explicar los ejercicios o las reglas del juego.

  • Si se dificulta mantener la distancia física con los jugadores durante la competencia o práctica grupal, evalúe recurrir a ejercicios y prácticas individuales.

  • Aliente a los jugadores a esperar con sus tutores en el auto hasta unos minutos antes de iniciar una práctica, precalentamiento o juego, en lugar de reunirse en grupo.

  • Limite el uso de viajes en auto compartidos o en vans. Al viajar en auto a un evento deportivo, recomiende a los jugadores que lo hagan con personas que viven en su mismo hogar.

  • Si es necesario compartir las instalaciones de práctica o competencia, evalúe aumentar la cantidad de tiempo entre una práctica y otra y entre competencias para permitir que un grupo se retire antes del ingreso de otro grupo al lugar. De ser posible, deje un tiempo para las tareas de limpieza y/o desinfección.

Guías y barreras físicas

  • Proporcione señales físicas, como carteles y cinta adhesiva en los pisos o campos de juego, para garantizar que los entrenadores y jugadores mantengan una distancia de al menos 6 pies entre sí.

Espacios comunales

  • Cierre los espacios compartidos como salas de casilleros, de ser posible. De lo contrario, escalone el uso y limpie y desinfecte cada vez que se usa.

  • Limite la cantidad de jugadores sentados en áreas de asientos cerradas para los jugadores (como las casetas), dejando que los jugadores se distribuyan en las áreas para espectadores si hay más espacio disponible (por ejemplo, si no se autoriza la presencia de espectadores).

Mantener operaciones saludables Las organizaciones deportivas juveniles pueden evaluar la implementación de diversas estrategias para que sus operaciones garanticen un entorno saludable.

Protecciones para el personal y los jugadores con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19

  • Ofrezca opciones para las personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 que limiten su exposición al riesgo (como entrenamientos y prácticas en formato virtual).

  • Limite la participación en deportes juveniles al personal y a los jóvenes que viven en el área geográfica local (como la comunidad, ciudad, localidad o condado) para reducir el riesgo de propagación desde áreas con niveles más altos de COVID-19.

Conciencia de regulación

  • Esté al tanto de las políticas de las agencias de regulación estatales o locales relacionadas con los encuentros grupales para determinar si se pueden realizar eventos.

Identificación y conformación de grupos pequeños (cohortes)

  • Mantenga a los jugadores juntos en grupos reducidos con entrenadores o personal dedicados exclusivamente al grupo y procure que cada grupo de jugadores y entrenador eviten entrar en contacto con otros grupos tanto como sea posible. Una alternativa para los equipos es que el mismo grupo de jugadores permanezca con el mismo entrenador, o que el mismo grupo rote entre diferentes entrenadores.

  • Evalúe organizar juegos amistosos entre integrantes del mismo equipo en lugar de jugar con otros equipos, para reducir al mínimo la exposición entre jugadores y equipos.

Horarios escalonados

  • Escalone los tiempos de llegada y entrada a las sedes por cohortes (grupos) o implemente otros protocolos para limitar el contacto entre grupos y con los tutores tanto como sea posible. Un ejemplo es aumentar la cantidad de tiempo entre prácticas y competencias para que un grupo pueda irse antes de que llegue el otro. Esto también da más tiempo para limpiar las instalaciones entre usos.

  • Siempre que sea posible, flexibilice el lugar de trabajo (por ejemplo, a través del teletrabajo) y horarios de trabajo flexibles (como turnos escalonados) para ayudar a crear políticas y propiciar prácticas de distanciamiento social (mantener una distancia de la menos 6 pies) entre empleados y otras personas, especialmente si el distanciamiento social es una medida recomendada por las autoridades de salud estatales y locales.

Encuentros, espectadores y viajes

  • Evite los eventos grupales como juegos, competencias o encuentros sociales cuando no es posible mantener un espacio de al menos 6 pies entre las personas.

  • Limite la presencia de visitantes y voluntarios no esenciales, y las actividades que implican la participación de grupos u organizaciones externas tanto como sea posible, especialmente con personas que no son de la misma área geográfica local (comunidad, localidad, ciudad o condado).

  • Evite actividades y eventos como competencias y excursiones fuera del establecimiento (como ver una competencia de un equipo profesional).

Punto de contacto designado para el COVID-19

  • Designe a un empleado del programa de deportes juveniles para que sea responsable de responder a las inquietudes sobre el COVID-19. Todos los entrenadores, empleados, funcionarios y familias deben saber quién es esta persona y cómo contactarla.

Sistemas de comunicación

  • Implemente sistemas para:

  • Que los entrenadores, el personal, los árbitros y las familias de los jugadores (en la medida de lo posible) informen a la organización deportiva juvenil si tienen síntomas del COVID-19, recibieron un resultado positivo en la prueba de detección del COVID-19 o han estado expuestos a alguien con COVID-19 en los últimos 14 días, de conformidad con la legislación y las políticas de privacidad vigentes y la normativa para la divulgación de información de salud en el marco del COVID-19ícono de sitio externo (por ejemplo, consulte "Notificar a los funcionarios de salud y contactos cercanos" de la sección Prepararse para cuando alguien esté enfermo que aparece más abajo), así como otras leyes y normas vigentes.

  • Notificar al personal, los funcionarios, las familias y el público acerca de cierres y restricciones vigentes en las instalaciones deportivas con el objetivo de limitar la exposición al COVID-19 (p. ej., horarios limitados de atención).

Políticas de licencia (descanso)

  • Implemente políticas y prácticas flexibles de licencia por enfermedad para entrenadores, funcionarios y personal, que permitan a los empleados quedarse en casa cuando están enfermos, si estuvieron expuestos o si se encargan del cuidado de una persona enferma.

  • Analice y revise las políticas de licencia, teletrabajo y compensación de los empleados.

  • Las políticas de licencia deben ser flexibles y no punitivas, es decir, no deben sancionar a los empleados por ausentarse, y deben autorizar a los empleados enfermos a quedarse en sus casas y alejados de sus colegas. Las políticas de licencia también deben considerar a los empleados que deben quedarse en sus casas con sus hijos si hay cierres de escuelas o de programas de cuidados infantiles, o si debe cuidar de familiares enfermos.

  • Cree políticas de regreso a los juegos después del COVID-19. Puede basar la redacción de estas políticas en los criterios para suspender el aislamiento y la cuarentena en casa de los CDC.

Plan de personal de respaldo

  • Monitoree el ausentismo de los entrenadores y funcionarios, capacite al personal en otras tareas y elabore una nómina de personal de respaldo capacitado.

Capacitación de entrenadores y personal

  • Capacite a los entrenadores, funcionarios y empleados sobre todos los protocolos de seguridad.

  • Realice capacitaciones virtuales o asegúrese de que se cumpla el distanciamiento social durante la capacitación.

Reconocimiento de signos y síntomas

  • Si es posible, realice evaluaciones de salud diarias (como evaluación de síntomas) a los entrenadores, funcionarios, empleados y jugadores de manera segura y respetuosa y conforme a las leyes y regulaciones de privacidad y confidencialidad vigentes.

  • Los administradores de programas deportivos juveniles pueden usar los ejemplos de métodos de evaluación de la Guía complementaria para los programas de cuidados infantiles que permanecen abiertos de los CDC como guía para evaluar a los niños, y las Preguntas frecuentes para empresas en general de los CDC para las evaluaciones del personal.

Establecimientos compartidos

  • Fomente que cualquier organización que comparte o usa las instalaciones deportivas juveniles siga estas recomendaciones.

Apoyo y resiliencia

  • Aliente a los empleados a tomarse descansos para dejar de mirar, leer o escuchar las noticias, incluidas las redes sociales, si se sienten abrumados o angustiados.

  • Promueva que se alimenten de manera saludable, hagan ejercicio, duerman bien y dediquen tiempo a relajarse.

  • Aliente a los empleados a hablar con alguien de su confianza acerca de sus inquietudes y cómo se sienten.

  • Considere colocar carteles de la línea directa de ayuda nacional: llamar al 1-800-985-5990 o enviar TalkWithUs por mensaje de texto al 66746

Prepararse para cuando alguien esté enfermo Las organizaciones de deportes juveniles pueden analizar la implementación de diversas estrategias para cuando se enferma una persona.

Informe los criterios de aislamiento en casa a las personas enfermas

  • Los entrenadores, empleados, árbitros o jugadores enfermos no deben regresar hasta reunir los criterios de los CDC para la suspensión del aislamiento en casa.

Aísle y traslade al personal enfermo

  • Asegúrese de que los entrenadores, el personal, los funcionarios, los jugadores y las familias sepan que las personas enfermas no deben participar de actividades deportivas juveniles y que deben notificar a las autoridades deportivas (p. ej., el punto de contacto designado sobre el COVID-19) si ellos (los miembros del personal) o sus hijos (familias) se enferman y presentan síntomas del COVID-19, dan positivo para el COVID-19, o han estado expuestos a alguien con síntomas del COVID-19 o con un caso presunto o confirmado.

  • Aparte de inmediato a los entrenadores, empleados, funcionarios y jugadores con síntomas del COVID-19 (como fiebre, tos, dificultad para respirar) en cualquier actividad deportiva juvenil. Las personas que están enfermas deben retirarse a sus casas o a un establecimiento de atención médica, en función de la gravedad de sus síntomas, y seguir la guía de los CDC para cuidarse y cuidar a otras personas que están enfermas. Las personas que tuvieron contacto cercano con una persona que tiene síntomas también se deben apartar y se los debe enviar a sus casas. Siga la guía de los CDC en caso de exposición en la comunidad (consulte "Notificar a los funcionarios de salud y contactos cercanos" más abajo). Si presentan síntomas, las personas y sus familias deben seguir la guía de los CDC para cuidarse y cuidar a otras personas que están enfermas.

  • Establezca procedimientos para transportar de forma segura a las personas enfermas hasta su casa o establecimiento de atención médica. Si llamará a una ambulancia o llevará a alguien al hospital, procure avisarles antes que la persona podría tener COVID-19.

Limpieza y desinfección

  • Cierre las áreas utilizadas por la persona enferma e impida el uso de estas áreas hasta que no estén limpias y desinfectadas (en el caso de las áreas al aire libre, esto incluye superficies u objetos compartidos, si corresponde).

  • Espere al menos 24 horas antes de limpiar y desinfectar. Si no puede dejar pasar 24 horas, espere tanto como sea posible. Garantice el uso y almacenamiento correctos y seguros de productos de limpiezaícono de sitio externo y desinfección, lo que incluye guardarlos fuera del alcance de los niños.

Notificar a los funcionarios de salud y contactos cercanos

  • De conformidad con las leyes y normas de privacidad y confidencialidad estatales y locales, las organizaciones de deportes juveniles deben notificar a los funcionarios de salud locales, al personal del programa de deportes juveniles, a los árbitros y a las familias de inmediato si se produce un caso de COVID-19, sin descuidar la confidencialidad del paciente, de conformidad con la Ley sobre Estadounidenses con Discapacidades (ADA)ícono de sitio externo y otras leyes y normas vigentes.

  • Coordine con los funcionarios de salud locales para crear un sistema de notificación (por ejemplo, por carta) que pueden usar las organizaciones deportivas juveniles para notificar casos de COVID-19 a los funcionarios de salud y contactos cercanos del caso.

  • Aconseje a aquellos que han tenido contacto cercano con una persona diagnosticada con COVID-19 que se queden en casa y monitoreen los síntomas llevando un control personal, y que sigan la Guía de los CDC si presentan síntomas.



247 views

© 2020 by POWER LEAGUE PR